El aceite de oliva virgen extra es el zumo natural de la aceituna, obtenido utilizando sólo procedimientos mecánicos, que trituran las aceitunas y las presionan en frío para poder extraer el aceite.

Sus efectos protectores se deben, en primer lugar, al alto contenido de ácido oleico, compuesto que favorece la absorción de minerales como calcio, hierro, fósforo, magnesio o zinc; y, en segundo lugar, a los efectos antioxidantes de numerosos compuestos minoritarios que contiene y que están en relación directa con la baja incidencia de ciertas enfermedades.

Por este motivo, el consumo de aceite de oliva virgen extra tiene grandes efectos positivos para la salud: